On 3 may. 2010 0 Comentarios

Lo que le sucedió al Sevilla ayer fue un hecho extraordinario, ganar y perder en un mismo partido solo se da en contadas ocasiones. Los puntos obtenidos para la cuenta clasificatoria, es proporcional a lo que pierde para el resto de temporada. Según los primeros análisis, Luis Fabiano tiene un esquince de tobillo en grado dos, lo que se traduce en unos diez días de baja. Perderse prácticamente lo que queda de Liga y llegar justito para la Final de Copa el día 19. El choque, anticipo a dicha final, no tuvo demasiado misterio. Un Sevilla que jugó sin excesos frente a un Atlético de Madrid al que cualquier resultado le valía. Lo más destacado del partido, sin lugar a duda alguna, el tórrido sol al que los asistentes al Sánchez-Pizjuán tuvieron que hacer frente y que ha servido para broncear hasta los rostros más pálidos.

Temor por Luis Fabiano

Ante 40.000 espectadores comparecía uno de los mitos más grandes que tiene este club, Don Davor Suker regresaba a su casa. Un placer volver a ver a quien tanta gloria daba en su día al Sevilla FC, eran otros tiempos. Un lujo para él volver a vivir desde el césped un domingo de fútbol en Nervión. Pero la jornada no ha sido todo lo beneficiosa que se preveía, el increíble Mallorca ganaba contra todo pronóstico en San Mamés y sigue encaramado a la cuarta posición. Por contra, los seguidores han pinchado todos, y ahora mismo el sexto se aleja hasta los cinco puntos cuando solo faltan nueve por jugar. Los tres últimos encuentros prometen ser de verdadero infarto.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog