On 5 feb. 2009 0 Comentarios

Todo estaba preparado para que ayer tuviera lugar un partido correspondiente a la primera semifinal de la Copa del Rey. Aunque finalmente fueron dos los partidos disputados sobre el acuático césped del Ramón Sánchez-Pizjuán. En el primero hubo un claro protagonista, el mejor de ese partido, el líquido elemento o H2O que dirían los puristas. En esos 45 minutos el fútbol dejó paso al descontrol, al ir y venir, a todo menos a ese deporte que tantos millones de personas aman.

Laucha de Oro

En ese tiempo dos cosas destacables, ambas calcadas, un cabezazo al palo y otra a la red. Después del receso de quince minutos, empezaba el espectáculo por el que cerca de 30000 personas habían pagado. Una vez que el esférico rodaba con cierta soltura y respondía a las leyes de la física al Sevilla le dio tiempo a hacer dos goles, no acertar con otros dos y fallar un penalti. La distancia entre el equipo local y el visitante jugando al fútbol es amplia, mientras que al rugby medieval no lo es tanto.

Con todo, la victoria sevillana se haría esperar, como ya sucediera en la anterior eliminatoria copera. Para decidir cual de los dos contendientes disputa la final habrá que esperar nada menos que un mes, muchas cosas (buenas o malas) pueden suceder por el camino. Esperemos que el partido de vuelta en Bilbao sea uno y a ser posible de fútbol, de ser así la ciudad de Sevilla tiene muchas opciones de contar con su equipo en otra cita histórica. Una más.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog