On 17 mar. 2010 0 Comentarios

A día de hoy ya nadie duda de que el Sevilla tiene un problema, ese es precisamente el primer paso que cualquiera tiene que dar si quiere superarlo. El simple hecho de aceptarlo, ya es un paso al frente. Obviamente aún coleará el tema de las trincheras: unos criticarán al entrenador como máximo responsable de los despropósitos, mientras que otros lo defenderán contra viento y marea. Cada uno utilizará sus argumentos, si bien es cierto que poco a poco se les va terminando la munición a los jimenistas. Otros, los menos, harán lo propio teniendo siempre muy en cuenta sus intereses personales, de esto precisamente es de lo que debe huir el sevillismo.

Idolo Palop

Algunos acusan de ruines a aquellos que entienden que Manolo Jiménez es el máximo responsable de la bochornosa eliminación a manos del CSKA, entre otras muchas cosas. No se dan cuenta, estos mismos, el grado de desfachatez que adquieren al cargar con la culpa a un jugador como Andrés Palop. Es sencillo en los buenos momentos dar ese golpecito en la espalda, piropear y ensalzar al meta valenciano... pero lo verdaderamente meritorio es prestar aliento y apoyo cuando todo pinta gris. Es decir, para estos adalides de la verdad, el error no es sacar un once de chiste con el objetivo de pasar a cuartos. No, lo verdaderamente importante es una jugada desgraciada y puntual.

Lo que diferencia la derrota de ayer con los empates o las victorias de antes de ayer, es precisamente la mala fortuna de Don Andrés Palop Cervera. Ese que viene sosteniendo el proyecto deportivo del Sevilla FC en los recientes partidos. Uno puede llegar a comprender que aquel que no quiera ver, no vea en diversos asuntos, pero debería ser hasta querellable cargar tintas contra el cancerbero nervionense. Más de uno debería ir planteándose pedir un sincero perdón, es de sabios rectificar.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog