On 21 sept. 2009 0 Comentarios

La vertiginosa velocidad que va tomando el campeonato nacional de liga hace que no hayamos terminado una jornada cuando empieza otra. Tras deshacerse de Osasuna por cero a dos, el Sevilla tiene la opción ahora de afianzarse nítidamente en los puestos de arriba si logra vencer al Mallorca. El histórico partido de Pamplona, desde el año 93 no ganaban los andaluces allí, solo puede definirse tal y como lo hacía el entrenador en sala de prensa: victoria con solvencia. Fue uno de esos típicos partidos de los que te acuerdas a final de temporada si finalmente se te escapan los tres puntos. Ese tipo de encuentros en que, según dicen los entendidos, se ganan los campeonatos o se logran los objetivos marcados.

Un pasito a paso al que el Sevilla FC debe abonarse si desea compartir cartel a final de temporada con los más poderosos del fútbol. No resultó fácil la empresa, pues los sevillistas no realizaron un partido agradable para el espectador, ni cómodo para la vista. Nunca logró controlar del todo la situación, salvo en el último cuarto de partido, tras el cero a dos de Frederic Kanouté. Por momentos peligraba el resultado, haciendo que el empate sobrevolara el viejo Sadar, pero la pegada del equipo que entrena Manolo Jiménez solventó el envite cuando resultó oportuno. Muchos fueron los jugadores de refresco que participaron, algo que realizado con cabeza te da un plus para que todos los futbolistas se sientan importantes dentro del grupo.

La tarde guardaba un regalo para el fichaje más caro de la historia del club, Álvaro Negredo sumaba su primer gol vistiendo la camiseta del Sevilla. Y desde aquí profetizamos que no será el último, ya que el próximo martes es probable que cuente con una nueva ocasión de continuar con la racha. Rinde visita un sorprendente Mallorca que, tras la tercera jornada, se acomoda junto a los primeros de la clasificación y no pondrá las cosas fáciles, como viene siendo habitual cada vez que visita Nervión.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog