On 28 abr. 2009 0 Comentarios

Este blog adquiría hace meses el compromiso propio de no volver a emitir un juicio sobre la continuidad o no de Manolo Jiménez hasta final de temporada, de este modo combatiríamos el riesgo de llegar a ser repetitivos hasta el hastío. Tampoco pasará por alto a todos aquellos que mínimamente sigan las actualizaciones de este sitio la opinión y el pensamiento que aquí se tiene al respecto. Pero la cuestión ahora es otra bien distinta, tiene como objetivo a un plantel, a un equipo de fútbol que se desangra poco a poco ante los ojos de todos los que lo aman.

Más bien parece una mala pesadilla en lugar de una situación deportiva, alarmante es la dinámica en la que cae el Sevilla FC una semana detrás de otra. Bendita preocupación pensarán todos aquellos que se han criado en un sevillismo cuyo mayor aspiración ha sido siempre alcanzar trabajosamente los puestos Uefa. La situación ahora es bien distinta, y para una entidad asentada en lo más alto del mundo del fútbol quedar fuera por dos años de la máxima competición continental es tan peligrosa como para determinados clubes descender de categoría.

No es cuestión de quitar hierro al asunto, pero la mesura que da el redactar artículos como este dejando un paréntesis de varios días tras la nueva decepción, hacen ver las cosas desde otro prisma. Tengan por seguro que si estas líneas llegan a ser escritas en días anteriores hubieran adquirido otro sentido y forma radicalmente diferente a la que ahora leen. Lo que no pueden ni deben dudar es que todas estas facturas guardadas de momento en el cajón serán pasadas en su preciso momento, a final de temporada o cuando la situación se torne límite.

Ahora el Sevilla debe plantearse una nueva competición de cinco partidos. Cinco finales que tendrán como adversarios a Villarreal, Mallorca, Osasuna, Deportivo y Numancia en última instancia. Un calendario aparentemente factible con un único objetivo, la victoria.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog