On 23 mar. 2009 0 Comentarios

El choque entrañaba su peligro, los antecedentes del Sevilla con estos equipos de media tabla no invitaba al optimismo excesivo. Felizmente para el sevillismo la cordura se impuso y el pez grande se comía al pequeño. Es de ley reconocer que el equipo pucelano vino a representar un papel muy distinto a como hacen la gran mayoría de escuadras que visitan el Ramón Sánchez-Pizjuán, la consigna de Mendilibar fue la de jugar al fútbol, a intentar ganar. Buen sabor de boca dejó el técnico vasco.

Lanzados

Pero el Sevilla cuenta con un abanico de excelentes jugadores, algunos de ellos se encuentran entre los mejores del globo, y la nave cuenta en punta con un tal Frederic Kanouté. Si al de Mali lo acompañan nombres como Jesús Navas o Adriano, si Romaric no es ni la sombra del que comenzó la Liga y si desde el banco salen fenómenos como Diego Perotti, el equipo tiene muchas papeletas de llevarse los tres puntos bajo el brazo con total seguridad.

Como principal punto negro no se puede destacar otro que los desajustes en defensa y la falta de concentración al repeler los balones parados. En el otro extremo de la balanza el regreso de Koné además del retorno goleador de Luis Fabiano y, como dijimos anteriormente, la sensible mejoría de Ndri Romaric. El marfileño poco a poco va justificando su contratación, se le ve mucho más rápido tanto de cabeza como de piernas, hoy por hoy es el motor de este equipo que postula a todas luces como un próximo inquilino de la Uefa Champions League.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog