On 3 jul. 2010 0 Comentarios

Hoy es día grande. España se juega el pase a las semifinales de una Copa del Mundo ante una selección que ha hecho historia colándose en los cuartos, Paraguay. La eliminación de Brasil a manos de Holanda y el cruce entre Alemania y Argentina aclaran un poco el camino hasta la gran final. Evidentemente si los de Del Bosque consiguen doblegar a unos paraguayos que se dejarán la vida hoy en el terreno de juego y así, de paso, ayudar al pago de una apuesta. Sí, Brasil cayó ante los tulipanes, Luis Fabiano vuelve a casa antes de lo esperado. Un arma menos para negociar, tanto su renovación por el Sevilla, como su traspaso a otro club. No me causó ninguna pena lo de la canarinha. En gran medida gracias a la aportación de un entrenador-macarra que cada vez que no le pitan una falta, aporrear sin piedad su propio banquillo y todo objeto que le salga al paso.


La verdad es que Brasil dejó de gustarme ya hace tiempo. Precisamente desde que el propio Dunga tomara el mando de la nave como jugador. Aquella selección campeona del 94 ya dejaba entrever en lo que se ha convertido. Tan solo la mágica dupla atacante, Romario-Bebeto, hizo soportable aquella cita mundialista. El de ayer ante Holanda no fue un choque cargado de brillantez, pero sí intenso y épico. Ver como el pez aparentemente pequeño se come al grande siempre fue motivo de expectación. Esta tarde a las 16:00 volvemos a tener partido de los buenos: Alemania frente a Argentina. Indudablemente yo voy con Alemania. También en este apartado tiene gran parte de culpa el seleccionador albiceleste. Un personaje que, poco a poco, se va cargando ese cariño que todo español siente por la Argentina. A Maradona le pierde el pico.

Pero el plato fuerte viene a las 20:30, España se juega volver a estar entre los cuatro elegidos. Hablaremos el domingo.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog