On 17 jun. 2010 0 Comentarios

El ánimo de conocer es propio del ser humano. El afán por descubrir, el picor de la curiosidad ha llevado al hombre a grandes metas. Pero también a enormes decepciones. Las noticias escasean entorno al equipo, todo parece llevarse con enorme cautela y discreción. Ayer el sevillismo se despertaba con esas ganas de saber más, propias de estas fechas en las que todo parece estancado. Hoy sin embargo desayunamos con dos susto/noticias en el cuerpo, de esas que no ayudan demasiado al optimismo. La primera es que parece que el Sevilla descarta definitivamente la contratación de Borja Valero, la segunda que hay hora y día para la presentación de la nueva campaña de abonados 2010. Habrá que ver como nos acostamos.

Las palabras de Del Nido eran contundentes: "está descartado para incorporarse a la Entidad, porque el titular de sus derechos federativos, el West Bromwich Albion, ha pedido ocho millones por su jugador y el Sevilla ha ofrecido cuatro, porque entiende que es su precio de mercado es ése, porque ése es el precio que se le tenía puesto al Mallorca por ficharlo antes del 31 de mayo. Nosotros respetamos el precio que le pone el West Bromwich Albion, pero aunque en el fútbol no se puede decir nunca de esta agua no beberé, a la hora que usted me pregunta le contesto con sinceridad y le digo que hemos descartado el fichaje y ya estamos mirando otros horizontes. Y si esas negociaciones se cierran no vamos a mirar atrás". Con esto parece haberse dado un portazo definitivo a la incorporación de Borja Valero. Aunque desde aquí pensamos (opinión personal) que todavía no está dicha la última palabra.

La otra información es un tanto más espeluznante. Suponemos que cualquier sevillista con un mínimo de sentido común andará ahora mismo con las carnes abiertas. Esta misma noche se presenta la campaña de captación de abonados 2010. Pero desde aquí aventuramos que, lo que precisamente debería servir para eso mismo, captar o renovar abonados, puede volverse en algo completamente diferente. Digamos que podría convertirse en una espantá o empujón al abonado. Del Nido, precisamente en las declaraciones anteriores, comentaba que era una locura lo que le habían pedido por un jugador. Que el movimiento económico en el fútbol se había reducido en un 50%. Imaginamos que estas afirmaciones tendrán su reflejo en esa campaña de socios, en el precio de esos carnets. Si las transacciones deportivas en el fútbol han caído a la mitad, piensen en las "transacciones familiares". Casi ná.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog