On 15 mar. 2010 0 Comentarios

La previsibilidad del equipo es alarmante, nunca posee un 'Plan B', jamás hay una pincelada desde el banquillo y, cuando llega quien sabe tapar las bandas, se ahoga en un juego interior para el que no está preparado. Son ya dos temporadas en las que viene faltando esa pieza que sea capaz de abrir los partidos desde el centro del campo, ese jugador con la capacidad de romper al rival con pases desde dentro. A primera vista, Romaric y Renato parecían los más serios candidatos para este apartado, pero el primero ya ha demostrado de sobra que es lo que es y al segundo ya ni se le espera. Esto así, queda lo de siempre, un par de arreones de Zokora, Navas y Perotti, una falta a la hoya, un corner o que alguno de arriba cace un balón que pasaba por allí.

Esta vez no faltó ni voluntad, ni ambición, ni entrega... sencillamente faltaba fútbol. Luis Fabiano en los 20 minutos que dispuso tras sus largas lesiones, demostró ser de largo el delantero más en forma de la plantilla. Perotti, al que parecen pesar hasta las calzonas, en estos instantes no demuestra estar por delante de Capel. El espejismo inicial de Stankevicius se va diluyendo en un jugador al que, a pesar de su buena disposición, cada día se le ven más carencias. En definitiva, un constante quiero y no puedo que terminaba siempre en balones poco comprometidos para unos jugadores del Deportivo que supieron en todo momento como frenar las embestidas locales. Continúa de este modo la sangría en Nervión, un feudo antaño inexpugnable, pero que hoy por hoy se ha convertido en campo propicio para puntuar.

Champions
Sin tiempo prácticamente para digerir la Liga, llega mañana mismo una cita con la historia en la Liga de Campeones. Un CSKA de Moscú que se convertirá en el último escoyo para que el Sevilla FC se meta entre los ocho mejores equipos de Europa, casi nada. Martes 16, a las 20:45h.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog