On 1 feb. 2010 0 Comentarios

Dos goles de Álvaro Negredo, que hoy ocupa las portadas de todos los rincones deportivos hispalenses, servían para guiar al Sevilla hacia una de las victorias más importantes del campeonato liguero. Un partido de cara o cruz, noventa minutos para engancharse de nuevo a la pelea por el tercer puesto o descolgarse casi definitivamente. La tensión que se mascaba en el ambiente y esa sexta velocidad que el equipo sabe imprimir cuando quiere, hicieron del encuentro un verdadero espectáculo para el espectador. Ahora que poco a poco se van recuperando efectivos, no sería mala idea ir repitiendo más a menudo ese ritmo de juego que hace al Sevilla FC prácticamente invencible.

The Animal Instinct

Con un Jesús Navas en estado de gracia, la banda derecha se convertía en la principal vía de penetración hacia la portería levantina. El canterano se marchaba una y otra vez por su carril, dejando en evidencia a una defensa que no podía hacer otra cosa que derribarlo. Cuando no caía al centro, como en el segundo gol, dando un excepcional pase de tacón a un Negredo que anotaba de vaselina con suma clase. Ya era hora de que empezaran a salirle las cosas al vallecano, que partido tras partido intentaba este tipo de sutilezas aunque con desastroso resultado. Sin duda es una agradable noticia que el delantero más prometedor del fútbol nacional comience a salir de la oscuridad en la que él mismo se adentró.

Didier Zokora
La vuelta del marfileño dota al equipo de ese equilibrio vital para el buen desarrollo de la temporada, sin él, este Sevilla se diluye como un azucarillo. Otro que va cuajando buenas actuaciones es el parche Stankevicius, un zaguero que en tres escasas aparciones, lleva demostrado más que algún que otro fichaje millonario de cuyos nombres no quiero acordarme.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog