On 23 nov. 2009 0 Comentarios

Irrumpe de nuevo con fuerza la máxima competición por clubes del mundo, aunque algo descafeinada puesto que la clasificación matemática para octavos ya está en la mano desde hace varias semanas. Lo "único" que hay en juego para los intereses del gran club de Andalucía es la posibilidad de obtener también el liderato automático del grupo, algo que nunca se sabe si es bueno o malo. Enfrentarse a un segundo de otro grupo es siempre una moneda al aire, puesto que en ocasiones (muchas) es más potente incluso que el clasificado como primero. Solo hay una cosa que el líder de cada grupo obtiene con toda seguridad: que el encuentro de vuelta sea en su propio feudo.

Vuelve la Champions

El partido del próximo martes en Rumania puede resultar ciertamente engañoso si tomamos una serie de premisas. En primer lugar las muchas bajas que sufre últimamente el Sevilla y que hacen especial mella en la zaga, el hecho de que valga el empate para lograr la primera plaza y los importantes compromisos que vendrán tras el choque europeo. Estos tres apuntes podrían llegar a enturbiar un partido en el que el Unirea se juega meterse de lleno en la pelea por la segunda posición del grupo. El hecho de que un empate sirva para cumplir el objetivo propuesto en esta fase previa a los octavos de final es tan peligroso como que el equipo de Jiménez suele fallar bastante cuando las tablas son consideradas buenas.

Sin embargo la relajación podría llegar a ser hasta comprensible, aunque para un equipo importante como el Sevilla FC también sería criticable, si pensamos en el futuro inmediato. La competición doméstica depara un par de semanas apasionantes en la que los de Nervión podrían llegar al asalto de la segunda plaza en detrimento de uno de los dos colosos del fútbol nacional. Eso de pronosticar el futuro no es algo característico de este cansado Hablador, pero cualquiera está legitimado para dar rienda suelta a su imaginación.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog