On 26 oct. 2009 0 Comentarios

Los números cantan, sin que casi nadie haya reparado en esta cuestión, el Sevilla FC avanza hasta la novena jornada con un punto menos que la temporada pasada. En resumen, se podría decir que el equipo del anterior ejercicio liguero era mejor que el de este año a estas mismas alturas. Sin embargo, uno solo tiene que mirar a su alrededor para darse cuenta de que esto no es un problema. Más bien todo lo contrario, la gente parece estar encantada con el rumbo del club. Todo apunta a que en este cambiante mundo del fútbol no solo es el resultado lo que cuenta, también hay espacio para las sensaciones, para los estados de ánimo. En ocasiones es crucial mirar más allá de los fríos números, o por lo menos así parece entenderlo la masa social, ese sabio sevillismo.

Gol al Madrid

Las sensaciones son óptimas a pesar de llevar un dígito menos en el casillero. El juego general del equipo asciende algún peldaño en cuanto a calidad con respecto al del año anterior, y los dos últimos partidos en la competición nacional muestran unos resultados bastante engañosos. Si bien el encuentro frente al Deportivo, de empate claro y meridiano, se decantaba para los gallegos gracias a una jugada aislada que el propio protagonista había relatado como el gol de su vida, el empate pasado en casa frente al Espanyol servía para elevar a los cielos futbolísticos a un portero llegado de Camerún. Es decir, una alineación de astros de esas que se dan en ciertas ocasiones, y que te obligan a cosechar un solo punto en lugar de los cuatro merecidos.

Dejando definitivamente de lado los argumentos anteriormente citados, lo cierto es que la gente parece estar encantada con el rumbo del equipo a pesar de estar peor puntuado que hace aproximadamente un año. Algo que no hace más que dar la razón a los que antaño fuimos críticos con los vaivenes que azotaban a la primera plantilla día sí, día también. Manolo Jiménez ha dado con la tecla y viene consiguiendo que la balanza se equilibre, que la exigente masa social sevillista se sienta orgullosa de su equipo. Hasta el punto de reconocer el esfuerzo de unos jugadores que empatan en casa ante un rival inferior y con uno menos. Sabios, estos sevillistas.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog