On 21 oct. 2009 0 Comentarios

Existe en ajedrez una fase inicial que se denomina apertura gambito, consiste en sacrificar una de tus piezas (normalmente un peón) para conseguir una ventaja sobre el adversario. No sería mala idea establecer cierto paralelismo con lo ocurrido anoche en el Mercedes Benz-Arena alemán, claro que llevado a un terreno distinto, a una batalla totalmente diferente. Pero no debió ver tantas diferencias Manolo Jiménez cuando al descanso decidía mover sus fichas y colocar a Luis Fabiano en el banquillo para dar entrada a un centro campista. La superioridad que hasta ese momento imponía el Sttutgart en la dinámica del juego hizo que el técnico sevillista no tuviera otro remedio que ponerse el traje de estratega.

El Sevilla golea en Alemania

Hasta ahí duraron unos alemanes que se atascaban una y otra vez en la maraña dispuesta por el Sevilla. Tres latigazos bastaron para que la renta en el marcador fuera tan acusada que hasta los incansables teutones terminaron por bajar los brazos. Las crónicas hablan hoy de una escuadra edificada para asuntos mayores, que gana sin despeinarse a rivales que pocos años atrás hubieran supuesto una seria amenaza, un conjunto de jugadores que no necesita forzar la máquina para solventar los obstáculos que se encuentra en el camino. Un sendero que debe conducir a algo grande, cuando menos a asentarse un año más entre los más grandes de Europa.

Seguir engrandeciendo el nombre del Sevilla Fútbol Club en el mundo no es tarea fácil, y a nadie se le debe olvidar el famoso pasito a paso. Eso sólo se consigue partido a partido, sin ir más lejos refrendando éxitos en la competición doméstica el próximo sábado ante el Real Club Deportivo Español a las 22:00 horas. Afianzando una tercera plaza que no debe tener otro nombre que el del club que representa a la capital de Andalucía.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog