On 17 dic. 2008 0 Comentarios

Arribó a Sevilla con tan sólo 19 añitos y si todo sigue su cauce natural continuará en la capital de Andalucía entrado en ya en la treintena, más de una década ligado a los colores por antonomasia del fútbol sevillano, el blanco y el rojo. El fichaje en aquel verano invernal de 2004 venía precedido por los aciertos en nombres como Daniel Alves, pero con una dura losa por levantar: hacer olvidar a José Antonio Reyes, vendido al Arsenal inglés por más de 20 millones de euros.

El Cañón de Curitiba

Con calma y sin levantar mucho alboroto se plantaba en el Sánchez-Pizjuán este joven y simpático brasileño oriundo del estado de Paraná. La adaptación fue más fácil de lo que se podía predecir en un chaval que abandonaba su hogar para jugar a la pelota a miles de kilómetros de su casa, pero quizás ese carácter abierto del que hace gala allá donde va se convirtió en un aliado para él. Pero poco duraría esa aparente calma de la que hablábamos anteriormente, todo se desataría inesperadamente en forma de títulos.

Pronto probaría el "Cañón de Curitba" las mieles del éxito más absoluto en las lejanas tierras holandesas, aquel diez de mayo de 2006 partiría desde el inicio en un once titular que pasaría a los anales de la historia del fútbol, pero no sería la última ocasión. Más tarde llegaría Mónaco, después Glasgow (con gol incluido), Madrid, etc... Y a sus espaldas dos Uefa Cup, una Supercopa de Europa, otra de España, una Copa del Rey y alguna que otra final más disputada. Larga vida al extremo izquierdo del Sevilla FC por muchos años.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog