On 18 ago. 2008 1 Comentarios

Tras aquella mágica noche de Eindhoven las puertas de la titularidad se le cerraron al salernitano, después de ser elegido como el mejor jugador de dicha final europea, el ostracismo y el olvido fueron cotidianos en el transcurrir de Vincezo Maresca. La llegada de un rubio danés y un moreno malí dieron con los huesos de Il Capo en el frío y duro banquillo del Ramón Sánchez-Pizjuán. La estrella de aquel que había comandado la nave sevillista hasta la gloria junto a Pep Martí comenzaba a apagarse silenciosa e inexorable.

Volvemos pronto


Su lenta pero segura resurrección no tendría lugar sino hasta la llegada de Manolo Jiménez la pasada campaña. Ahora, transcurrida gran parte de la pretemporada, ya podemos afirmar con rotundidad que Maresca volverá a ser una piedra esencial sobre la que se sustente el proyecto sevillista de la temporada 08/09. Atrás quedan los meses de banquillo e impotencia, los rumores sobre salidas o posibles trueques... la pausa, el toque, la idiosincrasia y el carácter italiano han vuelto con más fuerza que nunca a Nervión.

Ya sea junto a Romaric, del que ya hablaremos más adelante, junto a Renato o bien flanqueado por Fazio o Duscher, lo que es seguro es que su papel durante el próximo ejercicio distará enormemente del de las dos últimas campañas.

1 Comentarios:

saopaulinarp-lf dijo...

Hola todos los derechos con usted? Nuestro campeón de Sevilla, Ramón de Carranza que muestran! En cuanto te deje besos!

¿Podría pedir un favor?
Usted sabe que es escribir a los jugadores del Sevilla? Escriba la dirección que reciben los partidos?

=)
heheheheheheehhehehhe

Bejossssssssss

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog