On 23 sept. 2007 0 Comentarios

El Sevilla dañó la vista del espectador desde que saltaba al campo para la foto, hasta que el árbitro pitaba el final de los 90 minutos. Esa equipación rosa no sólo es fea, sino que echa por tierra la historia y tradición del club más importante de Andalucía.

Cuestiones estilísticas a parte, el Sevilla recordó a aquel equipo de otra época pasada, sin frescura, sin atrevimiento, sin hambre... cualidades que lo han llevado a ser respetado y temido allá donde va.

Image Hosted by ImageShack.us


Un equipo que perdió la valentía demostrada, sin ir más lejos, el pasado miércoles en Champions ante el Arsenal. Si bien es cierto que también se perdió aquel partido, no se vió a un equipo atrincherado atrás como en Barcelona.

La pareja de ataque formada por Renato y Kanouté dispusieron de un par de ocasiones a lo largo del choque, balón al palo de uno y gol de otro. Con un Renato más preocupado de tapar huecos atrás, el de Mali se encontraba aislado entre camisetas azul y granas.

A pesar de un gol legal anulado en la segunda parte a Kerzhakov, el colegiado Undiano Mallenco volvió a demostrar porque se le considera el mejor de España. Acertó en el penalti a favor del Barça y, aunque permitió algo el juego brusco de algún jugador catalán, llevó el partido como pocos saben.

Image Hosted by ImageShack.us


Deco volvió a lesionar del tobillo a Adriano, que reaparecía después de un mes fuera de los terrenos de juego.

De rescatar algo, el tremendo golazo de Kanouté picando la pelota a la salida de Victor Valdés en el mano a mano. Se puso nervioso de malí...

Siendo optimistas, hay que pensar que este equipo tiene aun todo el crédito del mundo y que, viendolo con objetividad, el Sevilla se planta tercero a falta de los partidos de hoy y con un partido menos.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog