On 21 feb. 2010 0 Comentarios

Mientras poco a poco nos vamos acostumbrando a la nueva plantilla, el Sevilla se entretiene en desmantelar el que era hasta ayer el fortín de la Liga. Una plaza infranqueable de la que vuelan los tres puntos a base de buen juego, de intensidad y de compromiso. Una muestra más que válida para confirmar lo ya tantas veces repetido: el sevillismo tiene razón cuando se queja. Por fin Jesús Navas firma un partido bueno, nótese la ironía... se apunta un gol (el primero), asiste en otro (el último) y fuerza la falta que precede a otro más (el del medio). Y mucho ojo que todavía a esta hora el muchacho no es el que más cobra de la plantilla, ni por asomo.


Pero no es oro todo lo que reluce, la factura tras los 90 minutos deja dos puntos negativos: las expulsiones de Negredo y Zokora. El vallecano se abona a ver los partidos en la tele del vestuario y repite sanción tras la ganada en Zaragoza, el africano tuvo la ingeniosa idea de mandar recuerdos a la señora madre del juez de línea, eso sí, en un perfecto inglés moldeado tras varios años residiendo en las islas británicas. Una noche memorable para el colegiado Teixeira Vitienes, pues la roja directa a Negredo es como mucho amarilla y el solitario tanto del Mallorca jamás debía haber subido al marcador. Un pasito más para llegar a ser árbitro internacional, no se descarta que le den la final de Copa como merecido premio a su labor.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog