On 21 ene. 2010 0 Comentarios

Ya están tardando desde la planta noble en devolver el dinero de las entradas y cambiar a partido de abono el del próximo miércoles en Nervión. De lo contrario, será un éxito reunir a nueve o diez mil personas en la grada después del inmejorable resultado cosechado en Riazor. El suicidio que anoche perpetraba Lotina ante su público fue cómodamente aprovechado por un Sevilla que, poco a poco, va rearmando su plantel de jugadores. No queremos ni pensar lo que hubiera sucedido si Jiménez hubiese planteado alguna vez un partido del modo que lo hizo ayer el técnico vasco del Depor, se le hubiese tiroteado en plena calle... y con razón.

Alvaro Negredo

Salía a la luz el mejor Navas, el mejor Capel, Negredo, Drago, Perotti y hasta el recién llegado Stankevicius se marcaba un aceptable partido, un consuelo para el tan traído lateral derecho del equipo. Por contra, el agujero negro habita en el centro del campo, con un Romaric y un Duscher a los que producía fatiga ver, inoperantes, lentos e incapaces de crear un juego fluído. La contienda quedaba finiquitada gracias a las bandas y a una aceptable defensa comandada por el general Dragutinovic, que parece estar viviendo una segunda juventud. Todo listo para las semifinales (Getafe o Mallorca) a falta de el trámite de la vuelta.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog