On 6 nov. 2006 0 Comentarios

Un campo lleno, casi 45000 almas que llevan en volandas a sus jugadores.

Un grupo de jugadores magníficos que creen en sus posibilidades. Lidereados por un entrenador que ha sabido imprimir su sello al equipo y hecerles entender que cada victoria es un gran logro.

Y un himno que hace que cada partido jugado en el Ramón Sánchez-Pizjuan parezca una final del Campeonato del Mundo.

Estas son para mí algunas de las claves de este Sevilla.

Un Sevilla que domesticó ayer a su bestia negra. El Osasuna se derritió a manos del que, una vez terminada la jornada, se encarama a lo más alto de la clasificación. Esta vez no a la de la IFFHS, que también, si no a la de la Liga española.

Grandes en Europa y grandes en España. Y como dice el título del post, "que pase el siguiente".

Dos a cero se impuso el Sevilla FC a Osasuna. Un Osasuna venido a menos y un Sevilla venido a muchísimo más.


El análisis del partido es fácil. Una primera parte en la que los pamplonícas se limitaron a perder tiempo desde el minuto uno, intentar parar las acometidas del Bicampeón de Europa, y no crear absolutamente nada de peligro salvo en faltas lejanas. En la segunda parte bajaron algo físicamente y eso lo aprovechó el Sevilla que resolvió el partido con dos goles, aunque tuvo ocasiones para que el resultado final fuera de escándalo.

El árbitro mal en opinión. Tuvo que expulsar algún jugador de Osasuna en la segunda mitad del encuentro. Sigue siendo duro ese Osasuna, por lo menos ya no es violento, sólo es duro.

Juande Ramos califica de curiosidad el actual liderato en solitario del Sevilla Fútbol Club. Y es verdad que todavía queda mucho para entrar en los momentos decisivos de la Liga pero... ¡¡¡dependemos de nosotros mismos para ganarla señores!!!

Enhorabuena sevillismo.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog