On 17 ago. 2006 0 Comentarios

Mejor goleador del Mundial Sub-20 en 1999, en su primera temporada como titular en el Danubio marcó 33 goles en 30 partidos. En 2001 llegó al Lecce y en tres temporadas en Italia anotó 47 goles. Tras dos años en el Mónaco, llega al Sevilla con un primer objetivo: la Supercopa de Europa. El uruguayo anotó tres goles en su presentación ante Nueva Zelanda.

Con 12 años jugaba en Danubio, cuna de otros grandes como Rubén Sosa o Álvaro Recoba, y a los cinco pateaba el balón en las calles de Juan Lacaze, a 150 kilómetros de Montevideo. Ernesto Javier Chevantón ha crecido paso a paso hasta llegar al Sevilla, asombró en la dureza de la parte baja de la serie A en el Lecce italiano, llegó a Francia para enfrentarse a una lesión y destacó en los torneos juveniles. Un cazagoles listo y rápido, que define de maravilla las virtudes del delantero uruguayo.


Nació en agosto de 1980, poco después de que Uruguay ganase el Mundialito en su último gran título ante rivales europeos. Si con cinco años ya marcaba en Juan Lacaze y con once entró en la inagotable escuela del Danubio, incluso entonces las cosas no eran tan sencillas. Su padre Washington trabajaba en una fábrica de suéteres y él junto a su hermana pequeña se fue a Montevideo. Pero nada más entrar en Danubio su padre se quedó sin trabajo y Javier se quedó solo en la capital. Fue el peor momento de su vida. Pero encontró apoyo en otros críos de la cantera como el portero Carini, Marcelo Zalayeta y Perrone, un jugador que se colocó a la altura de Recoba pero se quedó en menos.

Gracias a ellos y al apoyo de la primera plantilla resistió y llegaron los avances. Entre 1995 y 1997 marcó 82 goles en las divisiones inferiores y llegó al primer equipo. Jugó algunos partidos, volvió a los juveniles y en 1999 le llegó la gran oportunidad. Tres goles en siete partidos en la Primera División. El goleador estaba hecho.

Entonces metió la máxima velocidad. Mejor goleador del Mundial Sub-20 de Nigeria en 1999, ya en su primera temporada como titular en el Dabubio asombró a toda América con 33 goles en 30 partidos, a sólo tres tantos del récord de otro de los grandes, Fernando Morena. Aquello fue el año 2000 y significó sólo el comienzo. Un año más tarde marcó 14 en 16 partidos, lo que le proporcionó el ansiado traspaso a Europa. Mientras, debut con la selección absoluta con gol incluido ante Bolivia, en la Copa América de Colombia en julio de 2001. Y oferta importante del Lecce que pagó por él más de cinco millones de euros junto al argentino Diego Mateo.

Por fin en Italia, donde no tardó en dejar su sello. Primer partido oficial y golazo a los dos minutos ante el Parma. Toda Italia giró el cuello hasta Lecce. Llegaron más goles, algunos excelentes. Uno a la Salernitana en un remate imposible en septiembre de 2002, otro desde más de cuarenta metros al Perugia un año más tarde. Y varios más con otra de sus grandes especialidades, los libres directos. Total, 47 goles en tres temporadas, dos en serie A y una en serie B. Y casi siempre como segundo punta, su posición ideal. Con Margiotta, Francioso o Lucarelli por delante, siempre con su cualidad de pase y desmarque en velocidad. Muy bueno al contragolpe y frío en el área, así marcó muchos goles en Italia antes de marcharse al Mónaco el verano de 2004. Video goles en el Lecce.


Diez millones de euros por el cuarto máximo goleador de la Serie A tras Shevchenko, Gilardino y Totti no parecían demasiados, aunque a última hora se metió por medio Luciano Moggi en busca de un sucesor de Trezeguet en la Juventus. El Lecce pidió ocho millones más Fabrizio Miccoli. La Juventus no accedió, el Mónaco subió la oferta de nueve millones del Palermo. Diez goles en su primera temporada en Francia.

Fue un primer año difícil, con muchos viajes a Suramérica para cumplir con la selección, eliminación en Liga de Campeones ante el PSV y un tercer puesto en Liga que supo a poco. Segunda temporada con lesión en el menisco de la rodilla derecha que le frenó, problemas con el seleccionador uruguayo, Jorge Fossati, por su suplencia y sólo una buena racha de goles en los últimos partidos demostraron que el goleador seguía intacto. Ahora llega el Sevilla. De momento, tres goles en su presentación ante Nueva Zelanda en Nervión. La Supercopa de Europa espera.

0 Comentarios:

Mail ElPelotasoBlog ElPelotasoBlog